Movimiento Nacional por la Agricultura de Conservación.

Movimiento Nacional por la Agricultura de Conservación.

La Agricultura de Conservación es un Sistema de producción que fortalece a los...

Agricultura de Conservación en la Región Metropolitana de Puebla

Agricultura de Conservación en la Región Metropolitana de Puebla

En la comunidad de San Sebastián Tepalcatepec, municipio de San Pedro Cholula, en el...

Producción Sustentable de Maíz en Zacapoaxtla, Puebla

Producción Sustentable de Maíz en Zacapoaxtla, Puebla

La Señora Bernarda Díaz Marín, productora de maíz nativo de la...

José Martínez Osorio, joven campesino náhuatl, una historia del Good Growth Plan

José Martínez Osorio, joven campesino náhuatl, una historia del Good Growth Plan

José Martínez Osorio joven agricultor náhuatl de 27 años de edad,...

México Solidario Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Puebla, Morelos y Ciudad de México

México Solidario Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Puebla, Morelos y Ciudad de México

    La situación es crítica, sin embargo la sociedad...

Acciones en Alianza por el Plan para una Alimentación Sostenible (The Good Growth Plan).

Acciones en Alianza por el Plan para una Alimentación Sostenible (The Good Growth Plan).

La Asociación Nacional de Agricultura de Conservación en Alianza con Syngenta,...

  • Felices Fiestas, Biodiverso y Sostenible Año 2018

    Felices Fiestas, Biodiverso y Sostenible Año 2018

  • Movimiento Nacional por la Agricultura de Conservación.

    Movimiento Nacional por la Agricultura de Conservación.

  • Agricultura de Conservación en la Región Metropolitana de Puebla

    Agricultura de Conservación en la Región Metropolitana de Puebla

  • Producción Sustentable de Maíz en Zacapoaxtla, Puebla

    Producción Sustentable de Maíz en Zacapoaxtla, Puebla

  • ANAC y Syngenta en Alianza por el Plan para una Alimentación Sostenible en el Valle de Puebla

    ANAC y Syngenta en Alianza por el Plan para una Alimentación Sostenible en el Valle de Puebla

  • El Good Growth Plan en la Sierra Nor Oriental de Puebla

    El Good Growth Plan en la Sierra Nor Oriental de Puebla

  • José Martínez Osorio, joven campesino náhuatl, una historia del Good Growth Plan

    José Martínez Osorio, joven campesino náhuatl, una historia del Good Growth Plan

  • Año 1 en Agricultura de Conservación, una opción sustentable de producción de maíz en la Parcela Demostrativa Good Growth Plan, Juan C Bonilla, Puebla.

    Año 1 en Agricultura de Conservación, una opción sustentable de producción de maíz en la Parcela...

  • México Solidario Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Puebla, Morelos y Ciudad de México

    México Solidario Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Puebla, Morelos y Ciudad de México

  • Acciones en Alianza por el Plan para una Alimentación Sostenible (The Good Growth Plan).

    Acciones en Alianza por el Plan para una Alimentación Sostenible (The Good Growth Plan).

Buscar en copacpuebla.org.mx


Importancia biológica del uso de rastrojo como cobertura de suelos agrícolas

*Ptma. Pedro Antonio Maldonado Rios,  1Biólogo Pedro Antonio Maldonado Solis

Mas del 60% maíz cultivado en Centro América se siembra en terrenos con gran inclinación, y  con tecnologías que degradan y erosionan rápidamente los suelos (Sosa, 1993). Por sus características geográficas, México, y en especial el estado de Puebla  se identifica con esta estadística, la inclinación de los terrenos agrícolas y la falta de técnicas adecuadas de cultivo han provocado un alto índice de pérdida de suelo y reducción en la productividad agrícola de los “suelos poblanos”. alt
 

Paisaje Cuauximaloyan, 1611 msnm, Sierra Nororiental, parcelas de siembra.

Se han estudiado acciones de respuesta y prevención, para devolver y especialmente conservar la fertilidad en nuestros suelos agrícolas, reducir los costos de producción y al final aumentar la productividad. Lo anterior se traduce en beneficios “ecológicos”  y económicos, para los productores y para la humanidad misma.
alt El uso del rastrojo como material de cobertura del suelo durante la etapa invernal, ha resultado ser de las medidas más efectivas, no sólo para evitar la erosión por su acción protectora, también mejorando la retención de humedad, así como fuente continua de nutrientes para la vida en el suelo, estimulando el crecimiento poblacional y funcionamiento de los organismos en él, incrementando de esta manera la fertilidad de los suelos agrícolas.

Rastrojo de sorgo como cobertura de cultivo de frijol, Acteopan, Puebla.

 

Discutiremos a grandes rasgos el  proceso que ocurre en los suelos  al implementar esta práctica y algunas de las razones de su efectividad. Tradicionalmente el rastrojo es retirado, después de la cosecha, para su utilización como alimento de todo tipo de ganado;  también se puede llevar el ganado al terreno cosechado y dejar que los animales consuman directamente el rastrojo como práctica de pastoreo; esto puede dejar un ingreso económico, bastante moderado en comparación con los beneficios obtenidos al adoptar la práctica de conservarlo sobre el suelo.

Para comprender el beneficio del rastrojo se debe visualizar el suelo como un organismo, que podemos decir que se encuentra “vivo” y por tanto se alimenta, crece, se reproduce y aunque parezca difícil de creer, también muere; lo último por cierto a diferencia de “plantas y animales”, requiere de mucho tiempo de mal manejo, mala alimentación y una vida inadecuada,  para finalmente provocar la “muerte”, que aunque inexacto, lo consideraremos como la pérdida de la fertilidad y por tanto de la productividad.

Así que si el suelo esta “vivo”, significa que lo que éste no utiliza para sobrevivir (“el material de desecho del suelo vivo”) termina  siendo los nutrientes necesarios para el cultivo, por lo que existe una relación de la planta con el suelo “vivo”, la cual funciona igual que la relación, de  animales (incluidos los humanos) y el resto de las plantas, necesarias como alimento y como productoras de oxígeno, y ellas necesitando nuestros desechos como abono; en la relación planta – suelo , el efecto es muy similar, así que al cosechar, después de haber usado los “desechos” del suelo como nutrientes para nuestros cultivos, es justo que los desechos del cultivo sean devueltos a nuestro suelo “vivo”, cumpliendo un ciclo necesario para los seres que le proporciona el significado de “vivo” a nuestro suelo. alt
 

Sección de suelo con 3 años de agricultura de conservación, mostrando restos de raíz, materia orgánica, galerías y estructuras formadas por la actividad biológica y lombriz de tierra en San Salvador El Seco, Puebla. 

Así que si el suelo esta “vivo”, significa que lo que éste no utiliza para sobrevivir (“el material de desecho del suelo vivo”) termina  siendo los nutrientes necesarios para el cultivo, por lo que existe una relación de la planta con el suelo “vivo”, la cual funciona igual que la relación, de  animales (incluidos los humanos) y el resto de las plantas, necesarias como alimento y como productoras de oxígeno, y ellas necesitando nuestros desechos como abono; en la relación planta–suelo, el efecto es muy similar, así que al cosechar, después de haber usado los “desechos” del suelo como nutrientes para nuestros cultivos, es justo que los desechos del cultivo sean devueltos a nuestro suelo “vivo”, cumpliendo un ciclo necesario para los seres que le proporciona el significado de “vivo” a nuestro suelo.

Pero ¿qué pasa en el suelo al dejar el rastrojo?, y ¿por qué decimos que esta “vivo”?,  la explicación es bastante intuitiva, en el suelo hay toda una comunidad de seres vivos la mayoría microscópicos, y al igual que “plantas y animales”, conviven en cierto equilibrio y cierta comunión, dos palabras clave, convivencia y comunión; cada miembro de esta comunidad de seres vivos realiza una parte fundamental de un proceso que conocemos como “descomposición” o reciclaje de la materia orgánica, a través de muchos pasos realizados por cada miembro vivo de la comunidad del suelo, el rastrojo o materia orgánica, pasa de ser ese “desecho” o “basura”, a transformarse en nutrientes vitales para los seres vivos en el suelo, los cuales a su vez “desechan”, lo que para nuestro cultivo son los nutrientes necesarios.


alt

Esquema de algunas de las interacciones y procesos que ocurren durante la descomposición de la materia orgánica en el suelo, empezando por la acción mecánica y finalizando con la fijación y reciclaje de nutrientes aprovechables.

Por lo tanto si los miembros vivos de la comunidad en el suelo mueren por falta de nutrientes, el suelo “muere”  también, perdiendo fertilidad. Si esto pasa, ya no habrá quien “deseche” los nutrientes que la planta requiere, por lo tanto, nuestros cultivos terminan por morir también. En términos más estrictos: el rastrojo o materia orgánica se deja en la capa superficial del suelo, al ser una fuente de alimento cercana y disponible, tiende a ser preferida por los miembros más grandes de la comunidad del suelo: alt
 

Cuerpos fructíferos de hongos  en suelos no perturbados de bosque pino-encino (izquierda) y selva tropical (derecha).

hongos macroscópicos, ácaros, insectos, lombrices y nematodos entre los que también se encuentra algunos considerados “plagas”; es importante mencionar que si existe el alimento suficiente los organismos no se atacan o depredan entre sí, esto incluye a las plagas y a nuestros cultivos,  esta materia es “atacada” para su descomposición principalmente de manera mecánica, reduciéndola a componentes pequeños. alt
 

Artrópodos en estado larvario y adulto alimentándose de materia orgánica en suelo de bosque pino-encino.

alt  El siguiente paso es  la acción de ciertas especies de hongos, protozoarios y nematodos,  reduciendo los desechos de los organismos más grandes, o depredando a los organismos más pequeños como bacterias , algas y levaduras, digiriendo y liberando materia aún más pequeña y especialmente más simple en composición; a cada paso, cada miembro de la comunidad obtiene una pequeña cantidad de nutrientes, y desecha compuestos más pequeños y simples; los hongos por un proceso exo-enzimático y los protozoarios por digestión.

Nematodo del suelo (izquierda), protozoario del género Paramecium alimentándose de algas microscópicas (derecha).

 
alt  

Diversos esporangios de hongos del Filo Ascomycota, Género Penicillium (izquierda),  Rhizopus (centro) y Aspergillus (derecha).

 
Aunque existen muchos pasos intermedios, la acción final la realizan las bacterias, las cuales reciben desechos más simples como fuente de alimento, y son capaces de procesarlo y desechar elementos aún más simples, como Nitratos, Nitritos, Fosfatos, Sulfatos, Oxigeno, Carbono y  agua, nutrientes fácilmente identificables cómo indispensables para los cultivos; son las plantas quienes al final obtienen estos nutrientes de los “desechos” de los seres vivos en el suelo, de todo esto   podemos notar sin duda   la importancia de la práctica de conservar el rastrojo. alt
 

Bacterias en su diversidad de morfologías: cocos, bacilos, espirilos, vibriones (izquierda). Cianobacterias del orden de los Nostocales, con la capacidad de  fijación del Nitrógeno para reducirlo a Amonio y después a Nitrato, forma de nitrógeno aprovechable por las plantas.

Otros beneficios del uso del rastrojo son:  la cobertura previene la evaporación excesiva del  agua, fertilizantes y hasta compuestos dañinos hacia el ambiente; auxilia en el control de malezas por su efecto de inhibición alelopática, es decir que por medios químicos evita la germinación de otras especies de plantas, también evita la germinación por medios mecánicos, además de restringir el paso de la luz hasta las esporas y semillas de malezas, mantiene cierta constancia necesaria en la temperatura del suelo; y  tenemos algunos beneficios menos evidentes, como crear un ambiente complejo y diverso en el suelo para beneficio de sus habitantes, funciona como reserva o inversión a largo plazo de nutrientes, a través de la formación de compuestos nutritivos altamente complejos cómo los ácidos húmicos y el glomalín, permitiendo no solo lograr, sino especialmente mantener la fertilidad de los mismos.
Se debe mencionar que seguirá siendo necesario integrar a esta práctica, la aplicación  ocasional de fertilizantes inorgánicos, especialmente en el caso del rastrojo del maíz por su bajo contenido de Nitrógeno en comparación con el alto contenido de Carbono (el principal alimento de la mayoría de los organismos del suelo). alt
 

Cultivo de maíz con rastrojo de maíz en Paso Puente Santa Ana, Puebla.

Esto se debe a que los organismos, para aprovechar o digerir su alimento con altos contenidos de carbono, necesitan utilizar otros nutrientes en dicho proceso (en los humanos podemos mencionar a los co-factores o vitaminas, e incluso el agua), en este caso al encontrarse el Nitrógeno en cantidades  reducidas, se puede producir un déficit de dicho nutriente y a última instancia impactar en el crecimiento de nuestro cultivo, provocando una impresión errónea sobre la práctica.

En conclusión la importancia de conservar el rastrojo en los suelos agrícolas, per se  es un beneficio biológico indispensable, pero además representa un beneficio económico significativo para el productor, por su impacto dentro de la productividad de los cultivos, gracias al reciclaje y flujo constante de nutrientes    provenientes la formación de reservorios en forma de compuestos muy complejos, reduciendo así la necesidad de fertilización inorgánica, y conservando las características físicas, químicas y biológicas que harán un suelo fértil y productivo, contrarrestando el alto nivel de erosión que presentan los suelos poblanos y  en general en México.
*Profesional Técnico en Maquinaria Agrícola, especialidad Mecanización Agrícola FAO-CECTI-Italy, Técnico Certificado en Agricultura de Conservación por CIMMYT 1Biólogo egresado de la UAM Iztapalapa, Asesor Científico de COPAC
   

 

primi sui motori con e-max

Como sembrar y fertilizar en un solo paso - La matraca


Enlaces

 


COPAC en Twitter

COPACPueblaAC Medidas legales para erradicar esta indeseable práctica en el campo https://t.co/vzgVF34lNA
17hreplyretweetfavorite

El tiempo en Puebla